Alan Parker y la música, luces y sombras

Alan Parker y la música, luces y sombras

Cuatro películas con resultado diverso Desde el debut con «Bugsy Malone», el director demostró su pasión por el género. Pero su film más logrado fue un rotundo fracaso comercial. En 1991, Parker filmó la notable «The Commitments» en Dublin. Es sabido como todo lugar común: cada vez que surge la asociación entre Alan Parker y la música , lo primero que viene a la mente es The Wall , la película de 1982 que el público argentino –gracias a la vigilancia de la dictadura- recién pudo ver un par de años después. Es inevitable y justa la definición de ese film como una marca generacional. Pero es igual de ineludible el hecho de que antes de ese título figura el nombre Pink Floyd , y que en la trama hay más de las obsesiones de Roger Waters que del propio director. En rigor, la película musical más lograda de […]

Haga click para ver el articulo original www.pagina12.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *